Este post deberia esta en mi blog de quejas y afines, pero siendo esta la gota que colma el vaso, decidí hacerlo público por más que pueda llegarme a generar lios.

Como es posible que una madre (aclaro no es mi madre, ni el personaje de este post soy yo) durante mucho tiempo fustigue a uno de sus hijos con comentarios como “Busque trabajo, usted ya está en edad de que produzca” o “Es que usted no ha hecho nada en la vida”, cuando a sus 20 años ha llegado más lejos que la misma madre, permitíendo que sus ideas lo lleven a conocer nuevos territorios, lo han llevado a viajar, a hacer de sus conocimientos bases para otras personas.

Esto ocurre en el seno de una familia (de la cual excluyo a la persona que defiendo) que durante el tiempo que he conocido, solo ha vivido de ilusiones, pretensions y falsedad. ¿Cómo es posible intentar ser una madre si en realidad se tiene un hijo al cual se le mira con lástima, desprecio y del cual sabiendo el respeto que le profesa, se aprovecha y lo convierte en miedo, para mantenerlo bajo su control y yugo?.

Es curioso ver que se enorgullece de decir “es mi hijo” en reuniones sociales y familiares pero en realidad por dentro le duele que progrese y que ese progreso no sea bajo el modo manipulador que desea esa madre, en fin, creo que a decir verdad le falta mucho para ser una madre modelo así que nunca exija un hijo modelo.

A un hijo se le apoya a que triunfe y no se le obliga a que produzca. De que sirve la hipocresia de la felicitación en público, si en realidad son más importantes los hijos del vecino o del compañero de trabajo. Un ejemplo: En el cumpleaños 20 de la persona que defiendo, atravesaba por un problema estando en otro país, pero esa mujer no dudo en acabar con la moral de su hijo y hacerle desastroso su cumpleaños desde la distancia, y en contraste si mostrando un despliegue de gala y “falsa amabilidad” con los hijos de un desconocido en su cumpleaños…, o el peor de los casos, a pesar de ser profesional en el área de la salud, permite que su hijo poco a poco sufra una enfermedad en la piel sin mover un dedo, como dice el refrán “En casa de herrero, azadón de palo”.

A la persona que defiendo la invito a que salga de ese luar donde en vez de recibir apoyo tiene enemigos y pueda desarrollar sus ideas sin que se las pisotee la misma familia y lo más importante si decide aguantar la situación actual: fuerza, constancia y nunca deje de brillar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.